Pasión abrió las puertas a enero

Durante el fin de semana pasado la archicofradía del Salvador celebraba este acto tan tradicional para todos los cofrades. Por esto, han sido largas las colas que se han formado para ver de cerca a ese Dios hecho madera que esculpiera Martínez Montañés.

La imagen, sobre su peana, despertaba las emociones de los devotos que se personaban en la capilla de la corporación del Jueves Santo, cumpliendo de esta manera con la tradición del besapiés de una de las imágenes más señeras de nuestra ciudad.

El Señor de Pasión, en su hiriente perfección se presentaba como es ya costumbre; Desprovisto de potencias, su túnica lisa y un silencio sepulcral: Sinónimo del mayor de los respetos, el cuál en actos de esta índole se echa de menos.

Fuente: elrinconcitocofrade

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.