¿Quién fue Santa Marta?

En este artículo te diremos quién fue Santa Marta y repasaremos su biografía para que conozcas la historia sobre esta Santa y la relación que tuvo con Jesús. De hecho, en el Evangelio dice: “Jesús amaba a Marta, a María y a su hermano Lázaro”, dejando claro que se trataba de una familia que era muy amada por Jesús.

Es posible que ya conozcas la oracion a Santa Marta y que ahora estés interesado en conocer la historia de esta Santa, por lo que simplemente tienes que seguir leyendo para poder saber todo lo que quieres.

Quién fue Santa Marta

Historia de Santa Marta

La historia de Santa Marta comienza con los dos primeros años de su apostolado, en los que Jesús paso una gran cantidad de tiempo en la provincia de Galilea, al norte. Durante el tercer año viajó con sus discípulos a Judea, al sur. La ciudad de Jerusalén era demasiado peligrosa por la noche, pero a unos pocos kilómetros de Jerusalén había un pequeño pueblo con gente amable en el que Jesús era bien recibido, Ese era el hogar de Marta, Lázaro y María.

En su casa siempre había una habitación vacía y lista para recibir a Jesús, sin importar el día y la hora a la que llegará. Eran tres personas que en realidad eran muy amigas de Jesús y siempre lo esperaban con un cariño. Jesús se sentía como en casa cuando estaba con ellos. Es por eso que Santa Marta es considerada como la patrona de los hoteleros, ya que era muy buena para atender a sus invitados.

En esta historia se hizo muy famosa una escena en la que llega Jesús a Betania con 12 apostales y las Santas, en la que Santa Marta corría de un lado para otro preparando todo para los invitados, preparando los alimentos y dejando listas las habitaciones y dándoles de tomar a los viajeros cansados y sedientes. Jesús aprovechó el momento para darle algunas instrucciones a sus discípulos mientras estaba sentado en un sillón y los demás estaban sentados a su alrededor sobre el suelo escuchando todo lo que tenía que decir. María también se encontraba sentada, así como la hermana Marta, que estaba maravillada escuchando todo lo que Jesús decía.

De un momento a otro Marta dejó de trabajar en lo que estaba haciendo y se acercó de forma gentil a Jesús, diciéndole con confianza: “Señor, ¿qué te parece el hecho de que mi herma me haya dejado sola con todo el oficio de la casa? ¿Por qué no le dices que me ayude en esta tarea tan complicada?”

Jesús la miro y le dio una sonrisa muy suave, respondiéndole con un tono muy bondadoso y tranquilo: “Marta, Marta, te afanas y te preocupas por demasiadas cosas. Sólo una cosa es necesaria. María ha elegido la mejor parte, la que no le será quitada”.

Luego de que Jesús le dijera eso Marta había aprendido la lección y mientras se arremangaba el delantal, se sentó junto con el resto para escuchar las enseñanzas de Jesús. Ahora ella sabía que todos los afanes materiales no son tan importantes como escuchar las enseñanzas de Jesús y aprender sobre cómo conseguir la salvación eterna.

Tiempo después cuando Jesús fue crucificado y sus discípulos se dispersaron, Marte reunió a sus hermanos y a un grupo de fieles y se dirigieron a lo desconocido, amparados y conducidos por la mano de Dios llegaron a las costas de Marsella, en Francia, donde desembarcaron. Luego viajaron a Aix, en donde convirtieron a sus pobladores por medio de la palabra de Dios.

La historia de Santa Marta es más extensa, pero con lo anterior puedes tener una gran imagen sobre por qué esta mujer era muy querida por Jesús y por qué es considerada como la patrona de los hoteleros o “Señora, jefe de hogar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.