‘Solemne’ traslado al cuartillo

Un traslado por todo lo alto para tener a los titulares unos días sin noticias de ellos. Las vísperas de Semana Santa, pese a que deberían llenar de ambiente los templos, éstos más bien se despueblan de imágenes. Capillas apagadas y hornacinas vacías son la tónica general en la ciudad de Málaga. Y es que a los cofrades les parece entrar un ataque de previsión y prefieren trasladar en su mayoría los Sagrados Titulares con bastantes días de antelación.

El exponer al culto las imágenes sobre sus tronos en la casa hermandad parece que va calando como contrapartida a esa objetiva premura con que las imágenes abandonan su lugar de culto anual. Así lo hacen cofradías como Estudiantes, Rocío o la Piedad, entre otras, que palian los bastantes días que abandonan las imágenes sus altares con unos horarios razonables para visitar sus titulares en los tronos durante los días previos a la Semana Santa.

De los 17 días que pasan los titulares de Estudiantes lejos del Santo Cristo de la Salud a las escasas horas durante las cuales los Crucificados de la Buena Muerte y del Amor abandonan sus altares de Santo Domingo y el Santuario, hay para todos los gustos. 13 días pasan las imágenes de las archicofradías del Huerto, la Sangre y las hermandades de la Cena y Viñeros fuera de sus templos respectivos; 12 en los casos del Rocío, Rescate, Expiración, Piedad y Esperanza. Un día menos en Pollinica y diez en los Gitanos. Para cualquier persona con unas mínimas nociones de albacería no le será difícil colegir que es tiempo más que sobrado para preparar la imagen sobre un trono. Hasta el punto que de dos días podría sobrar uno en determinados casos.

En esta ‘diáspora’ de imágenes fuera de los templos, destacan por su cortedad las cofradías que por circunstancias aún emplean los ‘tinglaos’ para su salida procesional. En estos casos, las imágenes raramente superan las 24 horas fuera de la residencia canónica, a excepción del caso de Crucifixión, que está desde el Viernes de Dolores hasta el Lunes Santo; tres días.

Igualmente, cabe recordar que hay imágenes que salen de dentro de su sede que, paradójicamente, no reciben culto en su templo en días posteriores. Hablamos del caso de la hermandad de la Salud, que permanece durante cinco días en la casa hermandad de la calle Trinidad, aguardando el paso de la Soledad de San Pablo, el Viernes Santo, para regresar con sus titulares a la iglesia de donde salieron, pero en donde no se recogieron. Lo dicho, para todos los gustos.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.