Un concierto homenaje de El Cabildo a Bomberos marcará la víspera del Miércoles de Ceniza

La banda de Bomberos en 1932 delante del Ayuntamiento.

Los sones de la centenaria banda del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga marcarán la víspera del Miércoles de Ceniza. La asociación cultural El Cabildo realizará un homenaje a la madre y maestra del género de las cornetas y los tambores con un concierto para abrir la Cuaresma, que cuenta con la colaboración del área de Juventud del Ayuntamiento de Málaga y el Museo de la Semana Santa. Los músicos de bomberos y sus marchas históricas serán protagonistas pero también participará un grupo de cuerda y dos guitarras españolas.

La cita será el próximo martes 8 de marzo, víspera del Miércoles de Ceniza, en la iglesia de San Julián, a partir de las 21:00 horas. Participará la propia banda de Bomberos y el grupo de cuerda del músico malagueño Daniel García de Castro y los músicos Luis Vicente López y Rafael Atencia Álvarez con la guitarra española interpretarán marchas históricas de la centenaria formación.

Málaga, 1911-2011. El Cabildo se suma con este homenaje a los actos del centenario de Bomberos. Además, este concierto pretende servir de anuncio a la llegada de la Cuaresma, que arrancará el miércoles 9 de marzo con la imposición de la ceniza. La entrada al acto será totalmente gratuíta. Todos los cofrades y malagueños están convocados.

Historia

La Banda del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga es reconocida como la madre y maestra del género de las cornetas y los tambores. Sus orígenes datan de 1911, cuando el comandante Joaquín Ramírez -entonces fe del Cuerpo- en colaboración con el sargento Antonio Frutos, funda la formación musical jefe del Cuerpo- en colaboración con el sargento Antonio Frutos, funda la formación musical. Realizó su primera salida procesional en la Semana Santa de 1920, si bien en 1931 fue disuelta hasta 1935, año en que fue reorganizada de nuevo por los propios fundadores. El músico militar Alberto Escámez, junto a otros profesores malagueños como Bernardo Puyuelo y Pascual Zueco Ramos, marcaron una época dorada en cuanto a las composiciones e interpretaciones se refiere durante aquellos primeros años de la banda. Así comenzó a definirse una personalidad única con ese penacho de plumas blancas tan características que ha forjado un estilo. La primera marcha que compuso Escámez fue ‘Ntra. Sra. de Consolación y Lágrimas’ en 1928, de la archicofradía de la Sangre. La Guerra Civil (1936-1939) propicia la interrupción de la actividad de la formación. En 1944 será la definitiva reorganización de la formación hasta nuestros días.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.