Un Rosario de divisiones

Puntual, a las 8 de la mañana, la comitiva de traslado con la Virgen de los Dolores partió de la parroquia de San Pedro en El Perchel hacia la Catedral. A esa hora ya había en las inmediaciones del templo una cantidad de público respetable que se perdía en los amplios espacios de la avenida de la Aurora. Gente, pero no masas.

La primera impresión: la archicofradía sigue manifiestamente dividida y las elecciones no han dado carpetazo al asunto. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Revuelo de hermanos con traje y medalla alrededor de la comitiva pero sin formar parte de la misma. Resultado: una discreta cincuentena de hermanos con cirio, tras la Cruz Guía, iluminando a la Virgen; algo más de esa cantidad de hombres de trono y distintos integrantes con las manos vacías, bien en rol de presidencia, bien en bloque de damas en torno a los sacerdotes –p. Antonio Coronado y p. Alfonso Crespo- o bien directamente sin atribución específica. No hubo cuerpo de acólitos, aunque sí monaguillos.

No se alió el tiempo, que puso incertidumbre en el preciso momento en que empezó a salir la imagen. De hecho, llegaron a caer insignificantes gotas, que fueron suficientes para que la archicofradía optara por suprimir el paso por las prometedoras calles Vendeja y Córdoba, y embocara la Alameda Principal desde la de Colón. En dicha vía, la Policía únicamente cortó los carriles con sentido al Parque, ofreciendo un desalentador aspecto.

La Dolorosa de la Expiración marchó sobre su trono de traslado del Viernes de Dolores exornado con nardos en ánforas y esquinas, e iluminada por diez candeleros con altas velas. La imagen vestía un ancho tocado con un pecherín de bullones, técnica ésta históricamente muy utilizada en los arreglos de la Virgen de los Dolores. Lucía la saya bordada en el taller de Manuel Mendoza, de gran categoría, que no pudo sacar el frustrado Miércoles Santo, y el manto negro recientemente restaurado que luce cartelas pintadas con los Misterios Dolorosos del Rosario.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.