Brillante regreso de Antonio González al atril, con el pregón a Jesús del Rescate

Se esperaba con ilusión el regreso de Antonio González a un atril. Se hizo esperar y no defraudó para nada este encuentro con los cofrades de Jesús del Rescate y con la imagen del Señor de Granada. Sobre el altar de quinario se presentaba la venerada imagen del Nazareno de la Magdalena y fue el centro de atención de las palabras del pregón de esta cofradía para el presente 2012. La saeta rompió el silencio del templo, la poesía emocionó a los asistentes y la medida de su voz volvió a llenar el corazón cofrade de quien lo escuchó. Comenzó sus palabras recordando los momentos vividos en el balcón situado frente a la puerta de la Magdalena para cantar una saeta “donde poco a poco vemos como va llegando la hermandad a esta su Santa Casa. La noche se vino encima y en la plaza para verte, la gente se arremolina”, dijo el pregonero. Piropos a Jesús del Rescate, a su semblante y a su humildad, fueron algunos momentos expresados por Antonio González. Y en medio del pregón, esperada, una saeta que hizo estremecer a los hermanos mientras el pregonero se dirigía a Jesus del Rescate envuelto en un mar de cera. Una poesía al paso de misterio imaginado tallado por San José, por encargo de Dios, y con la cuadrilla del cielo, volvió a recordar la poesía directa, de calado y sentida de Antonio González. “En cada una de las situaciones difíciles de nuestras vidas necesitamos un Salvador, un Rescatador que nos salve. A lo largo de nuestras vida en muchas ocasiones hemos necesitado del Rescate y la Biblia es buena muestra de las muchas historias en las que necesitamos el Rescate”, dijo el pregonero.

En el acto intervino la capilla de música de “Jesús de las Tres Caídas” con un amplio repertorio de saetillas y marchas procesionales ofrecido tanto al comienzo como al término del pregón. El pregonero fue presentado por José Luis Perez-Cervantes, hermano de la corporación. Antonio González fue obsequiado con una reproducción gráfica del Señor del Rescate que le entregó el hermano mayor Luis Oriol.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.