El obispo de Jaén presidió la Solemne Función en San Isidro

El Obispo de Jaén, D. Ramón del Hoyo López, dejando a un lado otros compromisos en la tarde del miércoles 17 de agosto, como así consta, quiso acompañar a La Caída y a las otras tres hermandades que se alojan en la Colegiata de San Isidro en Madrid, presidiendo la Solemne Función en honor de sus Titulares.

Nada más llegar a San Isidro, D. Ramón fue visitando cada una de las Cofradías, saludando a los miembros de las Juntas de Gobierno que le fueron explicando cada uno de los pasos. La primera que se encontró fue la Cofradía de la Caída, a la que saludó de manera especial.

Enseguida fue atendido por el Hermano Mayor D. Juan Antonio Lindes y por otros miembros de la junta. El Sr. Obispo se interesó y departió con ellos durante un rato y admiró el paso del Cristo. Luego acompañado del Hermano Mayor, fue pasando por el resto de hermandades: Despojado de Granada, Hermandad de la Candelaria de Jerez y Cofradía del Gran Poder de Madrid.

Todo estaba preparado, con los cuatro estandartes situados en un lugar preferente, cuando a las 8 de la tarde, la presencia del cuerpo de acólitos de Jesús de Gran Poder, indicaba el comienzo de la Solemne Función en honor de los Titulares de las respectivas hermandades.

Presidiendo el acto, el Sr. Obispo que desarrolló una homilía cercana, recalcando la importancia de estar arraigados en Cristo algo que las cofradías allí presentes saben y manifiestan con su vida de hermandad. El acto finalizó con el rezo de la Salve ante la madrileña Esperanza Macarena, que se encontraba en besamanos, entonces el Sr. Obispo, imploró su protección para los jóvenes y para la JMJ 2011.

La otra noticia del día fueron los templos abarrotados de peregrinos, donde literalmente no se podía ni entrar, como ocurrió en la Parroquia de San Ginés, sede de la Virgen de Guadalupe en Madrid. Jóvenes, sentados en el suelo de las iglesias, escuchando las catequesis de los Obispos y estableciendo un diálogo abierto y cercano con ellos. Por la calle, mucha alegría, mucho colorido de multitud de países y sobre todo mucha tolerancia y civismo, algo que otros debían de aprender.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.