Dones del Espíritu Santo

Espíritu de verdad y sus dones

Las nociones teológicas se vuelven interesantes con el pasar del tiempo, el conocer creencias religiosas como las del cristianismo, nos hace descubrir realidades que invocan a un ser supremo, Dios y los dones del Espíritu Santo.

Si bien conocemos el nombre Dios asociado a “Cristo”, bajo la Santísima Trinidad (dogma de las iglesias cristianas) hay otra creencia, donde su ideal es la existencia de Dios en 3 personas distintas: “Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

Enfocándonos en este último de los 3 mencionados, el Espíritu Santo se ha tomado como una imagen suprema, una realidad espiritual interpretada de múltiples maneras pero siempre con el mismo significado.

Y Este se sostiene bajo interpretaciones que definen o le dan fuerza a esta entidad para moldearse en la realidad.

El modalismo plateó que; al modo de sabiduría, esta sería una fuerza o entidad divina, así como también a modo de belleza, amor, y todo aquello que se pueda relacionar a lo puro y casto.

A este anterior se le suma el unitarismo, con la visión de que este es la fuerza y poder de Dios, ¿Por qué se le suma si concatenadas las ideas son muy distintas? Ambas corrientes van al mismo punto, el Espíritu Santo es “algo” y no “alguien”.

Así podríamos seguir hasta sacar más creencias como: “El Espíritu Santo es una entidad espiritual muy cercana a lo divino pero a su vez alejado de ello, por su condición de ser un “alguien” ser “alguien” indudablemente lo acerca a ser una criatura y una criatura no podría ser algo divino.

Que es otro Dios, una persona divina, etc. Así hasta llegar a un conjunto de ideas distintas.

Dones del Espíritu Santo, Santísima Trinidad

Dones del espíritu santo

Las creencias de la iglesia católica han planteado que los dones del Espíritu Santo son un conjunto de medios proporcionados por la tercera persona de la Santísima Trinidad a aquellos creyentes.

Dichos obtienen valores necesarios para el subsistir y poder sobrellevar la vida en el mundo terrenal. Los dones son imperecederos y ayudan a que los caminos del hombre que ha recibido estos elementos, sea más susceptible a andar por los senderos de Dios.

Estos siete dones perfeccionan virtudes, virtudes alojadas en el ser humano pero que no son resaltadas, perfeccionan el espíritu.

Dones del espíritu santo más representativos

¿Cuáles son estos dones?

Los dones del Espíritu Santo se resumen en 7 bajo conceptos religiosos:

  • Sabiduría: este don bajo una definición religiosa, es entrar en las profundidades de Dios. Es conocerlo y tenerlo presente, la mente es parte esencial ya que esta es la herramienta principal de la sabiduría, no solo hay que ver y entender, hay que nutrirse de conocimiento.
  • Inteligencia: a igual que el anterior, protagoniza la mente, la luz intelectual para entender todo aquel presagio relacionado a Dios, descifrar mensajes y entender lo que realmente significa Dios.
  • Consejo: saber pedir para obtener la certeza de lo que hay que hacer en momentos de miedo, el don del consejo es solicitar el mismo al Espíritu Santo, para solucionar situaciones que bajo el razonamiento humano convencional, no llegamos a un resultado favorable.
  • Fortaleza: entenderemos que no es falta de maldad, es debilidad… Nuestras debilidades nos ganan, queremos constancia pero abandonamos a mitad de camino, ser castos pero no siempre podemos, somos dominados bajo aquello que nos disgusta de nosotros.
  • Ciencia: revela a Dios en todo lo creado, nuestra sencillez humana, limitaciones, nos baja de una nube creada bajo autoestima para acercarnos a la realidad, la cual es Dios.
  • Piedad: intensifica con creces la relación con Dios, aumenta el cariño, la ternura, crea agradecimiento, ternura, benevolencia y un conjunto de valores que nos ayuda a ver con buenos ojos al prójimo.

Dones del Espíritu Santo y sus frutos

Frutos del Espíritu Santo

Junto a los dones existen otros elementos sobrenaturales alojados en el cuerpo solo resaltables en aquellos que se entregan al Espíritu Santo, dichos frutos son doce.

  • Caridad
  • Gozo
  • Paz
  • Paciencia
  • Benignidad
  • Bondad
  • Longanimidad
  • Mansedumbre
  • Fe
  • Modestia
  • Continencia
  • Castidad

Estos frutos dan inicio con el amor, se cree que el amor es el sentimiento principal para la unión entre dos cuerpos, en este caso; del cristiano con Cristo. A este le sigue el gozo, ya que, el que ama, goza junto al amado. La paz es conseguida por medio de la alegría y el amor.

El fruto de la paciencia es conseguido con la estabilidad de los anteriores, para sobrellevar todo con buen ánimo. La longanimidad está directamente conectada con la paciencia, definiendo que la espera de Dios debe ser estable, él va primero, con él, las metas serán alcanzadas luego.

Parte de las restantes ya no están relacionadas a la comunicación intrapersonal entre la persona y Dios, se enfoca en las relaciones personales con otras personas, el fruto de bondad da capacidad de desear vienes a los demás, la mansedumbre se une a ella.

Modestia, continencia y castidad mantienen los límites de los impulsos, creando así un pensamiento crítico en base a las acciones hechas o pensadas.

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.