El Lunes Santo: todo lo que necesitas saber sobre este día

Antes de la Pascua llega la Semana Santa. Y también el Lunes Santo, muchos tienen una pregunta: ¿Qué se puede hacer en estos días y qué está estrictamente prohibido?

Todos los días de esta semana se llaman Santos, este es el momento del autoanálisis. Cada día es importante a su manera, por lo tanto, los ministros de la iglesia no los distinguen, aunque hay algunas indicaciones de a qué debe dedicarse cada uno de ellos.

Considere el Lunes Santo. Este es el primer día de la Semana Santa, la preparación principal para la celebración de la Pascua comenzó con ella, que durará hasta el Domingo de Resurrección.

El Lunes Santo puede ser un buen día para ayunar; y para los creyentes no es solo limpieza física, leer oraciones, arrepentimiento, sino también limpieza espiritual. Pero se acerca el Gran domingo, y no solo el hombre mismo debería estar listo para ello, sino también su casa.

El Lunes Santo todo lo que necesitas saber sobre este día

¿Qué se puede hacer el Lunes Santo?

Es un buen día para realizar limpieza en la casa. Hay mucho tiempo para lavar la ropa y tener ordenada la casa.

La gente en la antigüedad, en este día trató de lavarse con agua, en la cual había decoraciones hechas de oro o plata. Este rito seguramente preservará la juventud y traerá bienestar financiero.

En este día, era necesario no solo dedicarse a la limpieza y las reparaciones, sino también a deshacerse de todas las cosas rotas, los muebles. Si esto no se hace, las cosas buenas no podrán entrar a la casa, ya que las cosas rotas están ocupando ese espacio, donde debería de haber cosas nuevas.

La Semana Santa para los creyentes y el clero, es el momento de cumplir con las restricciones más estrictas. Toda la semana, a partir del lunes, solo se permitía la comida, que no se procesaba térmicamente.

Comenzando con el Lunes Santo, todos los creyentes deben no solo cuidar estrictamente el ayuno, sino también orar fervientemente. Según la Biblia, fue durante estos días que Jesucristo sufrió la agonía más fuerte por los pecados humanos, por lo tanto, debe rendirle homenaje y restringir todas las actividades divertidas durante la Semana Santa.

A partir del Gran lunes, debes sumergirte en ti mismo, aislarte del mundo exterior, preferiblemente no mirar televisión, no escuchar música.

La celebración del Lunes Santo

Como decíamos anteriormente, este día inicia la Semana Santa, dedicada al sufrimiento de nuestro salvador Jesucristo.

En las iglesias, pueden recordar ciertos pasajes de la biblia, como el sacrificio que Abraham iba a hacer, la higuera, los 10 mandamientos, pero sobre todo, el continuo sufrimiento que tuvo lugar en cada paso que realizó nuestro señor Jesucristo, para llegar a la cruz, y luego su crucifixión.

Una parábola del evangelio habla de la higuera. En el camino a Jerusalén, Cristo quiso satisfacer su hambre con el fruto de la higuera. Sin embargo, no encontró una sola fruta en ella, luego dijo: Que nunca haya una fruta tuya para siempre. Y la higuera se marchitó de inmediato (Mat. 21:19).

La higuera estéril simboliza a todas las almas que no dan frutos: el arrepentimiento y la imagen de los escribas y fariseos, quienes, a pesar de su piedad externa, no encontraron los frutos de la fe y la piedad, sino una sombra hipócrita de la ley. En su muerte instantánea, el conocimiento de la justicia de nuestro Dios, que sigue su paciencia y comprende a aquellos que no dan buenos frutos.

Todos tenemos que reflexionar para tener una vida mucho mejor, y el Lunes Santo es el inicio de una semana que nos debería conmover a todos, pero lastimosamente no todos van a celebrar esta semana como debería de ser.

Muchos van a playas y gozan de un rato, no se ponen a reflexionar de lo que Jesucristo tubo que pagar por nosotros. Recuerda nuestro Señor nos regaló limpiar nuestros pecados, y por tal motivo no vamos a ir al abismo, sino que iremos ante su presencia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.