La medicina en tiempos de Cristo

Mucho se ha hablado sobre la medicina en tiempos de Cristo. Sin embargo, no tenemos respuestas claras. Es por eso que hemos decidido crear esta publicación. Si quieres saber cómo era la rama de la ciencia encargada del diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades, en los tiempos de Cristo, quédate con nosotros. Resulta interesante comparar el avance exponencial de la medicina, con métodos como la rinoplastia secundaria –que se hace sobre una nariz operada para determinar la cantidad de injertos a agregar– con los tiempos de Cristo, donde la medicina no había evolucionado aún lo suficiente. ¿Te lo vas a perder? 

Medicina en tiempos de Cristo

Para poder hablar sobre la medicina en tiempos de Cristo, primero hay que retroceder y conocer cuál era el pensamiento sobre las afecciones y las enfermedades. Ya que, a diferencia de hoy en día, que existe un consenso generalizado del nacimiento de las enfermedades, provocadas por hongos, bacterias, células malignas y virus, en aquellos tiempos se tenía un tipo de pensamiento completamente distinto. Influenciado, especialmente, por la creencia religiosa.

medicina en tiempos de Cristo

¿Qué quiere decir eso? Bueno, que la mayoría de la población creía que las enfermedades eran producto del castigo de Dios por los malos actos o acontecimientos realizados. Tenemos el ejemplo, registrado en las sagradas escrituras incluso, de Sodoma y Gomorra, que las deficiencias resultaban maldiciones de Dios por el comportamiento que tenían. Por lo que no había concepción plena sobre las enfermedades. La mayoría eran tratadas en consecuencia de un tercero, que era Dios, y valoradas como impuras. Caso leprosos, por nombrar otro ejemplo.

Sin embargo, eso no quiere decir que no existiera la medicina. No, había revoluciones médicas, como la griega, donde la medicina estaba siendo transformada en una ciencia plena. Y que Roma, cerca de la época de Jesús, adoptó. Pero, era muy primitivo en realidad. Para la mayoría de afecciones y enfermedades comunes, como la bilis negra y amarilla, se usaban diferentes líquidos, como fluidos a base de plantas, para tratarlos. También se usaba normalmente para detener el sangrado interno, el aumento de temperatura, sudoración y más.

Diagnóstico médico en tiempo de Cristo

Sabemos entonces que el conocimiento de la medicina en tiempo de Cristo desafortunadamente era escaso. No había conocimientos concretos sobre enfermedades, aunque sí existía un tipo de tratamiento que usaba para las afecciones comunes. Pero, ¿cómo era el diagnóstico? Bueno, tenemos una variedad de situaciones curiosas. Por un lado tenemos a los magos, que como charlatanes de la época, empleaban rituales mágicos para descubrir las enfermedades y su posterior tratamiento. También tenemos a los maestros creyentes, que con el poder de Dios, hacían valer su ‘conexión’, preguntándole a este.

Sin embargo, en los casos más serios de diagnóstico en tiempo de Cristo, encontramos a los médicos primitivos que realizaban preguntas sobre las dificultades e inconvenientes de los pacientes para tener una idea del tipo de tratamiento a emplear. La lista de preguntas incluía el tipo de dolencia, la periodicidad de la dolencia, el color de la sangre, revisión del color o croma de encías y más.

tipos de medicina en tiempos de Cristo

Medicina usada en tiempos de Dios

Ya hemos mencionado cómo era la medicina en tiempos de Cristo, ahora aprovechemos de explicar cómo era el mecanismo de curación. Que, con su respectivo atraso, tenían una idea y se apoyaban en la medicina naturalista o ecológica. ¿Cómo es eso? Bueno, usaban antisépticos tanto para tratar como prevenir enfermedades comunes. Entre las que incluimos a las infecciones, afecciones y más. Tenemos, por ejemplo, a la mirra, que tenía propiedades medicinales importantes. El ajo, que se ha usado históricamente por sus componentes médicos y en investigación. E incluso el repollo, que se atribuía propiedades mágicas para dolores de cabeza, ceguera e inconvenientes en órganos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.